Así se toma el espresso

Siguiendo con nuestra cerrada defensa del espresso hoy queremos recomendarte cómo se debe tomar esta bebida. La taza de espresso se sirve acompañada de un vaso de agua cuyo fin es ayudarte a limpiar el paladar de sabores previos.  Toma un buen sorbo de agua para asegurarte de ello. Luego acerca la taza a tu nariz, inhala el aroma y disfrútalo ya que se trata de un componente importante del sabor.

Con ayuda de una cucharita mezcla la crema, que es la capa de espuma consistente y de color marrón que corona la bebida, con el resto del espresso. Bebe en uno o dos sorbos, tomándote algunos segundos para saborear cada uno, pero sin prolongar por demasiado tiempo el proceso ya que el espresso cambia de sabor cuando la temperatura desciende.

Al final está el postgusto, como se denomina al sabor residual que queda en el paladar. Algunos ven con horror tomar agua tras un espresso, pero hay cafeterías como Neira Café Lab, en donde se sirve un vaso de agua con gas que se indica beber al inicio y después de una taza de espreso para que las burbujas de gas se mezclen con el postgusto del café y se obtenga una experiencia distinta. Cuestión de gustos y de aventurarse a probar cosas distintas. En el siguiente video Gino Kanashiro de Origen Tostadores de Café nos enseña cómo toma él su espresso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *