La importancia del coffee break

¿Sabías que el coffee break aumenta la productividad? Un estudio realizado por el prestigioso Massachusetts Institute of Technology (MIT) sobre las pausas para tomar café concluyó que hacer un alto en nuestra rutina para beber café e interactuar con otros aumenta la productividad en un 8%. Y no tiene que ver con la cafeína sino con la importancia de hacer breves descansos para cargarse de energía, así como con la interacción para reforzar el compromiso y la conexión entre los miembros de un equipo.

En lo que sí interviene la cafeína es en el aumento de la capacidad de atención, enfoque y memoria, según la Universidad John Hopkins. Doscientos miligramos de cafeína aumentan estas capacidades, pero altas dosis podrían ser contraproducentes al generar ansiedad y el aumento de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial.

Podemos obtener más ventajas de estos beneficios si utilizamos el coffee break para planificar y gestionar mejor nuestras tareas, explica Óscar Osorio, director de Coaching Perú. Aquí algunos consejos que puedes poner en práctica para sacar provecho de este gran momento:

Paciencia: Desde que preparamos nuestra taza de café ejercitamos la paciencia ya que un verdadero coffee lover sabe que si apresura la extracción tendrá un mal café. Por ello, la gran mayoría esperamos con calma a que nuestra cafetera o método de extracción nos dé el café en su momento justo. Durante este tiempo podemos repasar nuestras ideas y pendientes del día.

Movimiento: Si no tienes mucho tiempo para hacer tu café ve por uno. Así moverás las piernas y te despejarás de tensiones.

Planificación: Usa tu coffee break para planificar tus proyectos al menos una vez por semana.

Conexión: Busca el momento más tranquilo de tu semana o del día a fin de que estés realmente conectado con tu coffee break. De lo contrario, si fuerzas este momento, solo lograrás aumentar tu tensión.

Paso a paso: Se recomienda que tu planificación de objetivos sea semanal y tenga relación con tus planes de uno o más años para que los sientas más alcanzables. En la semana debes realizar acciones que te lleven hacia la meta.

Creatividad: Usa este tiempo pensar en otros enfoques posibles para hacer las cosas. De esta manera ejercitas tu creatividad.

Manos a la obra: Tus planes deben tener acciones concretas porque la satisfacción de lograr lo que uno se ha propuesto es el motivador natural para seguir avanzando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *