Lourdes Córdova Moya: Experta en control de calidad

Lourdes Córdova Moya es jefa de control de calidad de la Cámara Peruana del Café y Cacao. Tiene cerca de 20 años de experiencia en el sector, es catadora profesional, ha dictado alrededor de 200 cursos sobre control de calidad en café y es miembro del comité técnico que define las principales normas técnicas en café en el país. Pero todo este currículo no la detiene en su afán de seguir capacitándose y adquirir conocimientos.

“En abril del 2019 voy a cumplir 20 años trabajando en el mundo del café, pero uno nunca termina de aprender. En los cursos que dicto en la Cámara Peruana del Café y Cacao recibo a alumnos que vienen de diferentes zonas del país, personas que buscan más conocimientos y esa es la base que va a sacar adelante al café peruano porque para producir o trabajar en café necesitas fundamentos”, refiere convencida.

Toda su vida, Lourdes fue una apasionada del conocimiento, es por ello que decidió estudiar Ingeniería de Industrias Alimentarias en la Universidad Nacional Agraria La Molina. Luego, después de trabajar en el sector de exportación de tomates, llegó a la Cámara Peruana del Café y Cacao. Tenía 29 años. Durante cuatro años trabajó como asistente de laboratorio en el proyecto de mejoramiento de la calidad del café peruano. A raíz de este proyecto se empezaron a dictar en el Perú los primeros cursos de café que buscaban mejorar los procesos en la industria.

Lourdes Córdova Moya / Foto: Norka Peralta Liñán.

“Hace 20 años, el café se comercializaba húmedo o el tueste era muy quemado, cuando surgió la oferta de cursos hubo una gran demanda que se mantiene hasta el día de hoy porque seguimos dictando un curso por mes para el nivel básico y avanzado. En estos cursos damos una semana de entrenamiento en laboratorio, con todos los fundamentos de calidad, desde la manipulación de muestras, medición de humedad, tueste y cata”, explica Lourdes.

La importancia del conocimiento

Hoy en día, que ya existe una amplia oferta de cursos en diversas instituciones, Lourdes se siente satisfecha porque esa información permitirá que el sector cafetalero peruano siga mejorando sus procesos y, por ende, el café será de mayor calidad y los servicios anexos a la industria, como las cafeterías o tostadurías, pondrán cada vez más alta la valla en sus propuestas de negocios. “Cuando fortaleces tus conocimientos, no solo emprendes un negocio con más seguridad o haces mejoras sustanciales en la actividad que ya realizas, también mejora el país”, asevera.

Aunque por su trayectoria, Lourdes ha recorrido todas las regiones cafetaleras del Perú, aún tiene como objetivo pendiente acercar sus conocimientos a más productores que viven en zonas alejadas. “Nuestra profesión debe tener siempre una misión de servicio porque en esta vida todos somos pasajeros, entonces, lo que toca es enseñar y aportar algo en el sector donde estés”, sostiene. Por ello, dice, le gustaría realizar más capacitaciones enfocadas en los productores porque, aunque ellos son la base de la industria cafetalera, aún siguen siendo el eslabón más débil de toda la cadena.

“El café peruano es el resultado del esfuerzo de muchas personas, pero en especial de los productores cuya calidad de vida no ha mejorado. En la mayoría de zonas productoras no hay carreteras, ni postas médicas cercanas ni agua, por supuesto, eso es tarea de los gobiernos que deben impulsar una política cafetalera enfocada en los productores, pero todos podemos aportar nuestro grano de arena en ese objetivo”, afirma

Además de sus múltiples funciones, Lourdes fue parte del grupo de 12 jueces nacionales que este año tuvo como tarea la selección de los cafés que participaron en la segunda edición de la Taza de Excelencia Perú. Tras una evaluación de 267 cafés —provenientes de San Ignacio, Valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE), Tingo María, Villa Rica, Pichanaki, Bagua, Quillabamba, Lamas, Moyobamba, Satipo, Puno y Jaén— Dwight Aguilar Masias del distrito de Santa Teresa, provincia de La Convención, de la región Cusco, fue elegido como el caficultor con el mejor café del Perú.

Junto a Dwight, otros 22 mejores cafés de este año participarán en una subasta electrónica internacional que les permitirá acceder a excelentes precios que, por fin, premiará su notable esfuerzo en el campo. Y esa es parte de la tarea que expertos como Lourdes impulsan.

¿Te gustaría leer más noticias como esta? ¡Suscríbete a nuestro boletín!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *