Seguir leyendo

" /> La Nueva Alianza: La finca del mejor café del Perú – Cafelab

La Nueva Alianza: La finca del mejor café del Perú

El cusqueño Dwight Aguilar Masías ganó este año Taza de Excelencia Perú 2018 con un café que alcanzó un puntaje de 91.08, lo que le permitió destacarse por encima de los 36 seleccionados para la etapa final de esta competencia. Dicho logro fue el resultado de una ardua y consistente preparación llevada a cabo por Dwight en el cultivo, cosecha y poscosecha.

Pero también resultó clave el origen: el distrito de Santa Teresa, en la provincia de La Convención, región Cusco. Camino a Machu Picchu. “Santa Teresa es un distrito de ceja de selva, rodeado de montañas, y que tiene las aguas termales de Cocalmayo, lo que hace que la tierra sea rica en potasio para las plantas. Además, hay abundante flora y fauna silvestre que aporta una buena materia orgánica al suelo”, refiere.

En este mágico entorno, Dwight convive con todos los insectos y animales pequeños porque atraen aves y otros animales que aportan el abono orgánico que necesita para formar minerales y mejorar la conductividad eléctrica de los suelos. Esto ha hecho que sus plantas puedan sobrevivir a la roya.

Dwight y su familia, con la ayuda de los Three Monkeys Coffee Company (un emprendimiento creado por tres baristas cusqueños), experimentaron cosechar en luna llena porque es el momento en que el azúcar de la planta se concentra en sus frutos (cerezos).

También se invirtió S/30 mil para construir una secadora de café (tipo invernadero) con calaminas de policarbonato y bandejas de madera para controlar la temperatura, la humedad y otros factores ambientales que influyen en el proceso de secado de café.

“Ese tipo de secadora ya existe, pero la mía es de aguano, una madera que no absorbe olores desagradables que pueden afectar el grano. De noche, cubríamos el café con telas, protegiéndolo de los cambios de temperatura“, comenta.

Además, probaron varios tipos de procesamiento del café, desde el proceso natural, honey y lavado, y vigilaron las horas de fermento, la temperatura, el ph del mucílago, así como la calidad del agua y el oxígeno en el lugar.

El café ganador es el resultado de dos variedades: 90% geisha y 10% borbon, una combinación que tiene consistencia y dulzor, según el propio caficultor. Es un café producido a 1,800 metros sobre el nivel del mar, secado bajo sombra, en un promedio de 25 días.

El 20 de noviembre, el café de Dwigth participará en una subasta electrónica internacional donde podría obtener por lo menos US$10 mil por quintal. Con dicho monto espera replicar su experiencia en los productores de su zona para que ellos también aparezcan en los primeros puestos de las siguientes competencias.

“Vamos a hacer que los turistas lleguen a Santa Teresa no solo porque es el camino para ir a Machu Picchu sino porque tiene los mejores cafés del Perú”, asevera. No dudamos de que pondrá todo de sí en busca de ese nuevo objetivo.

¿Te gustaría leer más noticias como esta? ¡Suscríbete a nuestro boletín!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *