Gracia Briceño, el corazón de MamaQuilla

Gracia Briceño es dueña de MamaQuilla Tostadora de Café. Es tostadora, catadora, barista y una gran impulsora de la cultura cafetalera en el Perú. Su relación con el café se inicia en el año 2012, cuando decidió estudiar el programa de barismo en Le Cordon Bleu, a la par de su carrera de Administración y Turismo. Finalizado el programa, viajó a España para profundizar más en barismo, descubriendo los temas de cata y tueste de café.

Al retorno del viaje, trabajó durante 8 meses en el laboratorio de una tostaduría. “Fue en ese momento donde decidí lo que quería hacer: Dedicarme al tostado”, comenta. “No había mucho conocimiento sobre la importancia del tostado en el Perú ni existían las máquinas que nos brindaran un buen desarrollo y acabado en el tostado”, asevera.

Luego de una pausa para continuar sus estudios universitarios; inició su emprendimiento: MamaQuilla Tostaduría y Cafetería.

Gracia Briceño y Renzo,barista de MamaQuilla. (Foto: Percy Rojas Salcedo)

MamaQuilla

Nació como marca en el año 2014. “Puse una tostaduría con una socia. Sin embargo, en los primeros meses nos separamos; por lo que le pedí a mi mamá que fuera mi socia. Fue desde ahí que empezamos esta aventura”, cuenta.

La idea principal era el tostado. “Nunca pensamos en una cafetería ni en una marca de café. La idea era dar el servicio de tostado a puerta cerrada”, recuerda Gracia. “Compraba cafés de diferentes zonas, y empecé a venderlos en una feria, a medida que iba buscando clientes de tostado y promocionando la marca”, añade.

Luego de estar por el distrito de Surco, llegó a Pachacamac donde, actualmente, cuenta con un gran local. En un principio solo atendía a puerta cerrada. “La gente venía a comprar café en bolsa y también quería probar lo que compraban”, dice.

Fue en ese momento que decidió dar el gran paso de abrir una cafetería. Según nos cuenta, empezó con una máquina de espresso y un molino. Pero conforme los clientes pedían nuevas cosas, fue incrementando la oferta y acondicionando una carta.

¿Cómo has construido la relación con tus clientes?

Como yo misma atendía, me sentaba con cada uno de los clientes, les explicaba las características del café que tomaban y toda la historia que hay detrás de la bebida.

La mayoría de personas que viene hoy en día, son clientes que han ido educándose con nosotros. Son ellos los que cada día nos exigen más. Así como les vamos enseñando, nos van preguntando. Eso hace que busquemos satisfacer sus necesidades.

¿Por qué el nombre de MamaQuilla?

MamaQuilla significa madre luna en quechua. Elegimos ese nombre porque queríamos revalorizar la figura de la luna. Mi familia es de Áncash y en mis recuerdos de infancia está presente la luna llena que iluminaba los caminos; así como también ciertas actividades agrícolas que se hacían bajo su influjo.

En MamaQuilla impulsan la rotación de orígenes a fin de que el consumidor pueda conocer distintas variedades de cafés y procedencias. Actualmente, tienen cafés de Cajamarca, Pasco y Junín. Uno de ellos proviene de la Finca “El Eucalipto”, zona La Palma, distrito de Chirinos, provincia de San Ignacio, Región Cajamarca; cosechado a 1800 m.s.n.m. y que presenta notas a durazno, caramelo y almendras.

Los acompañamientos están hechos a base de productos naturales que maridan muy bien con el gran café que ofrecen. En la carta destacan en esta temporada su panqueque con frutas de estación y un brownie hecho con pasta de cacao, queque de arándano con panela y harina integral. Para el verano alistan helados de café artesanal.

EL DATO CAFETERO:

  • MamaQuilla Tostaduría – Cafetería – Catering
  • Dirección: Av. Manuel del Valle km 1.8 – Pachacamac.
  • Teléfono: 943236701 / 996285850.
  • Correo: mamaquillacafe@gmail.com
  • Facebook: MamaQuilla
  • Instagram: mamaquilla_tostaduria

¿Te gustaría leer más noticias como esta? ¡Suscríbete a nuestro boletín!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *