Los Lirios de Chirinos: mujeres cafeteras de Cajamarca

Ubicado a 1858 metros sobre el nivel del mar, el distrito cajamarquino de Chirinos produce café de excelente calidad. Efraín Carhuallocllo Salvador, segundo puesto en Taza de Excelencia 2017, la competencia que selecciona los mejores cafés del país, es de Chirinos. Aquí también se ubica la Cooperativa Agraria Cafetalera La Prosperidad de Chirinos, una organización con más de 50 años y que figura entre las principales productoras de café del país.

A una hora y media de la ciudad de Jaén, la zona cafetalera de Chirinos se abre paso entre montañas de ceja de selva, por lo que la mayoría de fincas está en pendientes y presentan declives. Las plantas de café se fertilizan de manera orgánica y no son pocos los caficultores que optan por regar sus tierras con cosecha de aguas que provienen de las lluvias, aunque la zona también es pródiga en quebradas.

Asociación de Mujeres Caficultoras Los Lirios de Chirinos / Foto: Norka Peralta

En el caserío Cordillera Andina, a unos 10 km del centro de Chirinos, viven un grupo de mujeres que integran la Asociación de Mujeres Caficultoras Los Lirios de Chirinos. Silvia Lizana Rodríguez, hija de productores de café, lidera esta agrupación. Su objetivo es comercializar el café que producen de manera directa y no a acopiadores. Están a la espera de la primera cosecha que venderán como organización.

“Si vendemos nuestro café sin intermediarios vamos a conocer a los clientes y escuchar sus sugerencias, mejorar nuestra producción y obtener mejores precios”, dice Silvia.

Silvia, segunda de la izquierda, lidera Los Lirios de Chirinos / Foto: Norka Peralta

De esta manera buscan que su trabajo, que siempre ha respaldado la labor de sus padres y esposos, sea reconocido y que con los ingresos que obtengan puedan mejorar la capacitación de las mujeres en café.

Cuando “Los Lirios de Chirinos” empezó en el 2017 eran más, pero, poco a poco, algunas se fueron retirando. Sus parejas les reclamaban en casa, ellas decían necesitar tiempo para sus hijos y se alejaron. Pero Silvia no se desanimó y con el apoyo de su hermana Nancy, ingeniera agrónoma de profesión, y la participación activa de otras mujeres de Chirinos: Paty Cubas Rojas, Matilde Maldonado Bravo, Diana Cubas Casilla, Joyce Ocupa Carrero y María Rodríguez (mamá de Nancy y Silvia) ha continuado impulsando su asociación.

Nancy Lizana con productos de su huerto / Foto: Norka Peralta

A la hermosa vista panorámica de montañas y vegetación que ofrece la Cordillera Andina, la zona donde viven las miembros de Los Lirios de Chirinos se suman sus cuidadas fincas con plantas nuevas de café, uso de compost orgánico, así como la presencia de árboles frutales, flores y huertos para el autoconsumo. Es una tierra generosa, por lo que Nancy cree que podrán lograr un café especial de buen puntaje en taza. Para trabajarla cuentan con el apoyo de sus padres y parejas.

Ángel Villalobos Tantaleán, esposo de Silvia, está orgulloso de ella y del movimiento que está liderando. “Ya es tiempo de darle oportunidades a las mujeres, tienen capacidades suficientes para lograr lo que se proponen, solo hay que dejarles que se organicen para que salgan adelante y apoyarlas en lo que podamos”, dice convencido.

Ángel Villalobos mostrando plantones de café de Los Lirios de Chirinos / Foto: Norka Peralta

Pero, así como “Los Lirios de Chirinos”, en el resto del Perú hay fincas que atesoran buenos cafés. Son tesoros que aguardan ser descubiertos por baristas, catadores o tostadores. Esta historia no es la excepción. Hace tres años, Vanesa Fabián, barista de Tostaduría Bisetti, llegó a Chirinos a hacer una pasantía en una cooperativa. Fue así como conoció a Silvia y empezaron a compartir sueños. Vanesa quería crear una marca de café enfocada en descubrir cafés producidos por mujeres y Silvia quería tener una organización que visibilizara la labor de las mujeres caficultoras de su distrito.

Vanesa Fabián y Los Lirios de Chirinos / Foto: Norka Peralta

Vanesa ha fundado Killay Coffee y está a la espera de que “Los Lirios de Chirinos” obtengan su primera cosecha para adquirir una parte de ese lote. Silvia estima que su agrupación tiene en total ocho hectáreas que podría producir un total de 245 quintales de variedades Bourbón, Catuai rojo y amarillo y Pache, principalmente. Espera poder conectar con más compradores. En tanto, sigue trabajando por fortalecer la organización porque, aunque estén unidas, necesitan ser más. Ya sabemos que una mujer hace el cambio, pero muchas mujeres, hacen una revolución.

Junto a las miembros de Los Lirios de Chirinos / Foto: Santiago Gómez

DATO CAFETERO

Facebook: Asociación de Mujeres Caficultoras “Los Lirios de Chirinos”

Teléfono: 956 126 390

¿Te gustaría leer más noticias como esta? ¡Suscríbete a nuestro boletín!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *