LA RUTA CAFETERA

La Micaela y el reto de descentralizar el consumo de cafés especiales

04 - septiembre - 2019 / Por: Roger Aguilar

Hasta hace unos años era impensado encontrar una cafetería de especialidad en el distrito de Comas. No solo hablamos de un local con una máquina de espresso y listo sino de un espacio donde el café tiene un lugar privilegiado: con una carta de cafés especiales, un barista detrás de la barra y personal dispuesto a explicarte todo lo que necesitas saber sobre el café peruano. Esa cafetería existe ahora y se llama La Micaela.

Una de las creaciones de esta cafetería se llama: La Micaela Pisku Coffee /  Foto: Roger Aguilar

Los orgullosos propietarios de La Micaela son los esposos Gabriel Vera Quiroz y Gisseli Loaiza Gonzalez, ambos ingenieros alimentarios, de 32 años y baristas autodidactas. Él es del norte (Lambayeque) y ella del sur (Arequipa). Se conocieron en Lima y cuando el Mundial de Rusia estaba a punto de empezar decidieron casarse e irse a pasar su luna de miel por allá. Sabían que en sus trabajos no les iban a dar permiso por tanto tiempo (un mes), así que sin avisar a nadie, cogieron sus maletas y se fueron. Allá, mientras disfrutaban -y sufrían- con los partidos de la selección nacional, quedaron asombrados por la fuerte cultura cafetera.

Justo por ese entonces, en el instituto en donde enseña, a Gisseli le habían asignado el curso de Materias Primas Regionales, en el que trataba sobre el cacao y el café con sus alumnos. A pesar de sus profesiones con trabajos seguros, ambos le venían dando vuelta a la idea de tener un negocio propio así que en Rusia vieron la luz: abrirían una cafetería.

Los planes de la pareja, sin embargo, tuvieron que modificarse cuando regresaron al país: era verano y abrir una cafetería en esa época del año no era lo más sensato. Más todavía si recién empezaban en la industria y no tenían experiencia. Fue así que La Micaela empezó a funcionar como una heladería en setiembre del 2018 y desde junio de este año, implementó su cafetería, lo que tanto habían anhelado.

Hoy en día, La Micaela le da trabajo no solo a Gabriel y su esposa, sino también al venezolano Williams Vallenilla y a José Luis Ramírez, ambos baristas. Pero los objetivos aumentan ya que el próximo año abrirán un espacio de tostado en la misma cafetería para ofrecer a sus clientes perfiles de tueste adecuados a sus gustos y darles la oportunidad de ver cómo se realiza este proceso. Además, ampliarán la oferta de orígenes de café con los que actualmente cuentan ya que anhelan trabajar con la mayor cantidad de zonas productoras del país.

También quieren realizar sesiones de cata de cafés para reforzar los conocimientos en cafés de especialidad de sus seguidores. Empezarán en el mes de noviembre con una sesión de cata de cafés peruanos para celebrar su primer año de vida y evalúan incluir cafés de otros países en los siguientes meses.

Comas, las claves para su elección

La Micaela funciona en la avenida Micaela Bastidas 908, de ahí el nombre de la cafetería. Ello no es casual. Gabriel nos cuenta que mientras buscaban el lugar para la sede de la cafetería vieron que toda la oferta cafetera se concentraba en su mayor parte lejos de los conos de la ciudad, por lo que si alguien que vivía en Comas quería disfrutar de un buen café de especialidad, simplemente no podía. También tuvieron en cuenta de que en Comas vive una gran cantidad de profesionales, muchos de ellos hijos de padres provincianos.

El local funciona como cafetería desde junio de este año / Foto: Roger Aguilar

“Esos jóvenes tienen sus propias empresas o trabajan en compañías importantes. Tienen otro nivel de vida, se dan sus gustitos y saben sobre un café de calidad. Y eso no lo encontraban acá en Comas. Con La Micaela lo que estamos haciendo es descentralizar la oferta de cafés especiales, nos dice Gabriel.

Y, mientras conversamos sentados en unos sillones de su cafetería, Gabriel señala los modernos edificios de departamentos que metros más allá se levantan. “El boom inmobiliario aquí continúa, es un lugar bonito y con mucho potencial”, asevera.

La zona en donde ahora funciona La Micaela colindaba con el aeropuerto de Collique. De pequeño, viví por aquí y recuerdo que con los amigos del barrio caminábamos alrededor del aeropuerto. Era un lugar muy silencioso. Allí, en donde ahora se levantan esos modernos y coloridos edificios de departamentos que señala Gabriel, había una rústica pista de aterrizaje y todo lo demás eran chacras y canales de regadío. En medio de ese paisaje, los niños cazábamos lagartijas y veíamos aterrizar las avionetas.

La carta

La Micaela trabaja con dos blends. El primero es un caturra y bourbon, cultivado entre los 1700 a 1900 m.s.n.m., por la Cooperativa Alpes Andinos en el distrito de Huabal, provincia de Jaén, Cajamarca. Tiene notas a chancaca y limón, cereza roja y una acidez dulce a tamarindo. Su cuerpo es medio jugoso, con un postgusto a guindones y un puntaje en taza de 84 puntos.

En La Micaela se disfrutan cafés de Cajamarca y Junín / Foto: Roger Aguilar

El otro blend es una mezcla de caturra y catimor, cultivado entre los 1700 a 1800 m.s.n.m por la Asociación Alto Palomar del distrito de Shuaro, en la provincia de Chanchamayo, Junín. Tiene notas a canela y floral, una acidez a piña media y chocolate, aroma a guindones y un cuerpo sedoso. Su postgusto es a cerezas y su puntaje en taza es de 83 puntos.

La carta se compone de espressos, americanos, capuccinos, mocaccinos, frappe de café, café helado, jugos y helados artesanales de capuccino, lúcuma, entre otros sabores. Entre los complementos destacan su torta de chocolate, así como kekes, pai, alfajores, sándwiches y empanadas.

Una de las creaciones de la casa es La Micaela Pisku Coffee, compuesta de espresso doble, macerado de aguaymanto en pisco, jarabe de goma, ralladura de limón, ginger ale y granos de café tostado. Se sirve con cubos de hielo. Su otra creación es La Micaela Irish Coffee, que combina el espresso doble con whisky irlandés, jarabe de goma, crema de chantilly y ralladuras de naranja y canela en polvo.

Mientras en los alrededores de La Micaela el desarrollo inmobiliario y el trajinar comercial no se detienen, en su interior el café invita a desconectarse por unos minutos. Desde la puerta se puede percibir el aroma de granos recién tostados y es imposible resistirse.

Dato Cafetero

¿Te gustaría leer más noticias como esta? ¡Suscríbete a nuestro boletín!



Etiquetas: , , , , , , , ,

COMPARTE:

Publicado por:

Foto Roger Aguilar

Roger Aguilar Mendieta es periodista, contador técnico y le apasiona la fotografía. Le encanta el trabajo de Peter Lindbergh y siguiendo lo dicho por Patrick Demarchelier, siempre tiene presente que un fotógrafo debe ser rápido y como un atleta olímpico, debe practicar todos los días. Su café favorito: el americano en buena compañía.

Sígueme:

¿Quieres recibir información cafetera en tu correo?

Suscríbete para más

Publicaciones recientes