Cecovasa dona café Tunki para albergue de la Plaza de Acho

Desde el 2013, año en el que la plaga de la roya atacó sus plantaciones, las cosas no han sido nada fáciles para los productores de café de Puno. Desde entonces, además, han visto reducidas sus hectáreas ante el avance de la hoja de coca en la selva puneña y han tenido que hacerle frente a los bajos precios del café de exportación.

Pese a todos estas adversidades, los cafetaleros agrupados en la Central de Cooperativas Agrarias Cafetaleras de los Valles de Sandia (Cecovasa) han querido llevar ayuda a las personas en situación de abandono que han sido alojadas en la Casa de Todos, ubicada en la Plaza de Acho, por la emergencia sanitaria que vive el país por el COVID-19. Su aporte ha consistido en una caja del emblemático Café Tunki, considerado en el 2010 como uno de los mejores cafés del mundo, que aproximadamente rinde 100 litros de café.

Representantes de Cecovasa entregan su donación en la Casa de Todos (Foto: Cecovasa).

Con el apoyo de WCS, una ONG que trabaja con Cecovasa en la protección de la biodiversidad de la selva puneña, los productores hicieron hace unos días entrega de su donación a la Beneficiencia de Lima, entidad que tiene a cargo la recepción de ayuda para las personas albergadas en la Plaza de Acho.

Producido en los valles de Tambopata e Inambari, entre los 1.600 a 1.900 metros sobre el nivel del mar, este grano ostenta varios reconocimientos: 2010 People’s Choice Award al Mejor Café de Origen por la Asociación de Cafés Especiales (SCA, por sus siglas en inglés) así como el primer lugar en el Concurso Nacional de Cafés de Calidad en los años 2005, 2007, 2009, 2011, 2012 y 2013.

La idea del donativo surgió de parte de los propios productores, quienes en un 60% son adultos mayores, en situación de pobreza y viven solos en zonas alejadas de Puno, en donde su única fuente de ingresos son sus fincas en donde producen café y alimentos de autoconsumo. “Aunque los socios de Cecovasa saben que la actual pandemia también los volverá vulnerables a largo plazo, ver el proyecto la Casa de Todos les hizo ser conscientes de que hay personas que son vulnerables en el presente”, comenta Jimmy Larico Sucaticona, gerente general de Cecovasa.

Actualmente, debido a la inmovilización social decretada para reducir los casos de contagio por coronavirus, las ventas de café de Cecovasa han reducido notablemente ya que solo tienen presencia en supemercados. Las ventas directas y en cafeterías han sido suspendidas por el estado de emergencia. A esto se suma la incertidumbre de poder concretar exportaciones ya que los países destino del café puneño también sufren la pandemia. Por ello, los productores han solicitado al Estado ser comprendidos en la entrega de un bono para poder enfrentar la actual crisis. Recientemente, el presidente Martín Vizcarra dijo que el bono agrario está en evaluación. Se estima que en el Perú hay 2,2 millones de personas dedicadas a la agricultura.

Los 1.300 socios de Cecovasa viven en zonas alejadas, lo que, por el momento, los está manteniendo fuera de los focos de contagio. Ello, al mismo tiempo, dificulta su abastecimiento de alimentos, la atención en salud y el acceso a la educación. “Quienes sobreviven en los mejores casos de su propios cultivos diversificados corren el riesgo de que estas cosechas se terminen”, señala Jimmy Larico, quien, no obstante, refiere que la organización no se dará por vencida frente al nuevo coronavirus. “Sobrevivimos a la roya amarilla, a los precios excesivamente bajos del café, a los cultivos ilícitos y a una deuda que casi acaba con la organización, por lo que mantenemos la resiliencia apoyados en el Estado y en las ONG’s. Vemos el futuro con optimismo”, finaliza.

EL DATO CAFETERO

En Lima, Cecovasa está realizando delivery de su café los días viernes. Se los puede contactar a través de sus cuentas en Facebook e Instagram, así como en los teléfonos 9742-45630 y 9807-27378.

*Nota publicada originalmente en el diario El Comercio el 10 de abril del 2019

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *