Ucumari: café de montaña alista su nueva cosecha del 2020

La pandemia del COVID-19 ha sumado más desafíos a la industria del café en Perú. La transmisión del virus y la inmovilización social han hecho más difícil el procesamiento del grano puesto que la mano de obra en el campo y el transporte vehicular han sido limitados para evitar el contagio. Sin embargo, los emprendimientos familiares no se han detenido, aunque esto signifique que padres e hijos trabajen prácticamente solos la cosecha, beneficiado, procesado y secado del café.

El abogado especializado en temas ambientales, César A. Ipenza Peralta, fundador de la marca Ucumari: café de montaña, nos cuenta cómo ha sido esta labor en su finca de Villa Rica. “Ha sido complicado por la poca mano de obra, sin embargo, tenemos unos compadres que viven cerca a la plantación en El Oconal en Villa Rica, quienes han sido nuestro apoyo fundamental. Después, mi papá y yo hemos beneficiado el café, procesado y secado en casa, pero, sin duda, ha sido bueno retomar y volver a lo nuestro”, comenta.

El nombre de Ucumari: café de montaña hace referencia al oso de anteojos (Ucumari es su nombre en quechua) que vive en el ecosistema de la Reserva de Biósfera Oxapampa Asháninka Yanesha, ubicada a 10 horas de Lima, y al hecho de que su café crece sobre los 1500 a 1670 metros sobre el nivel del mar, en los altos bosques del Oconal.

“Es un café de altura, cultivado bajo sombra, y que se obtiene a través del manejo responsable de la finca. Por ejemplo, la cáscara del café se convierte en abono y también usamos secadora solar para la selección y secado de los granos”, nos explicó César cuando lo entrevistamos hace dos años. Ese delicado proceso, que se mantiene hasta el tostado, permitió que la marca obtuviera las medallas de oro y plata en el Concurso Internacional de Cafés Tostados en Francia en el 2019, así como la de bronce en el 2017.

En cuanto a la cosecha actual, se trata de las variedades caturra, típica, catimor y geisha. “Parte de nuestra producción va a Nesspreso para su edición limitada de café peruano y nosotros nos quedamos con cerca de 4500 kg para nuestros clientes y venta directa”, señala. La marca tiene un blend con las cuatro variedades.

“Esas cuatro variedades le dan atributos distintos y hacen que sea un café de calidad porque cuidamos todo el proceso desde el cultivo, la cosecha de granos maduros, el despulpado, la fermentación, el lavado y el secado. También seleccionamos los granos retirando los imperfectos”.

César A. Ipenza

Actualmente, la marca se encuentra en su segunda cosecha plena; la primera fue en mayo y ese café ya ha sido tostado y se vende en diversas tiendas de Lima: Mikuy Andino, La Bodega, La Encantada, Mellizos Café, Aneczu, Mercado Café Peruano, entre otros. También está disponible vía delivery. Puedes ver esta presentación en www.ucucafe.com

Además, se está secando cáscara de café para hacer infusiones y se está probado remojar estas en pisco y aguardiente. Estos derivados del café serán entregados a los clientes de la marca como un reconocimiento a su preferencia incluso en tiempos difíciles para el café.

DATO CAFETERO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *