Adultos mayores detrás de iniciativas cafetaleras en Villa Rica y Huánuco

Los adultos mayores, usuarios del programa Pensión 65 del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), han encontrado en la cadena productiva del café de las regiones de Huánuco y Pasco un medio para emprender un negocio propio y mejorar no solo su calidad de vida, sino también la de sus comunidades, al transmitir a las nuevas generaciones, sus conocimientos en este cultivo.

Así fue que en el distrito de Hermilio Valdizán, en Huánuco, nació El Abuelo Valdizano, emprendimiento promovido por la intervención Saberes Productivos de Pensión 65, en articulación con la Municipalidad Distrital de Hermilio Valdizán. Esta iniciativa permite a 20 usuarias y usuarios de este programa poner en valor sus conocimientos agrícolas y encontrar una oportunidad de negocio que les genere mayor rentabilidad.

El Abuelo Valdizano se cultiva en la primera zona productora de café de la región, así como la única productora de té. Actualmente, debido a la COVID-19, su promoción se realiza a través del catálogo virtual ‘La Travesía del Café’, donde, con el apoyo de la Municipalidad de Hermilio Valdizán, presentan sus mejores variedades: café selecto, especial y exclusivo.

En Villa Rica, en Pasco, José Casanto López de 76 años también se dedica a la producción de café, pero en menor escala. El café de este distrito es reconocido a nivel nacional e internacional como uno de los más finos del mundo. Esto se debe a que los caficultores como don José, emplean técnicas de cultivo tradicional, artesanal y ancestral, adquiridos durante toda una vida de trabajo, desde la selección de semillas, la eliminación de maleza y hierbas, y el secado del grano, que lo realiza a mano.

En compañía de su esposa, don José trabaja desde muy temprano. También siembran yuca, plátano y maíz para su consumo. Pero el café, cuya producción, vende a los acopiadores de Villa Rica, es el único que les genera ingresos.

Tanto las personas adultas mayores de Hermilio Valdizán como de Villa Rica están compartiendo sus saberes y conocimientos con sus comunidades. A la vez, participan de emprendimientos productivos que les permiten generar un ingreso extra a su pensión y suministrar al mercado de un café de calidad, de buenos sabores y aromas.