Café Femenino, una marca de mujeres empoderadas

Mi historia de amor con el café peruano se inició el 2011 cuando viajé a la frontera de Lambayeque y Cajamarca para conocer el proyecto de Café Femenino, una marca de café orgánico que producen  mujeres del nororiente (Cajamarca, Amazonas, San Martin y Lambayeque). Ellas forman parte de la Asociación Femenina de Café y Quinua, que agrupa a mujeres de la Central de Cafetaleros del Nororiente (Cecanor).

Esta iniciativa, que surgió el 2004, ha promovido la reducción de los índices de violencia física y sexual en las zonas de extrema pobreza donde tienen incidencia, ya que las mujeres están organizadas y las hijas de las caficultoras tienen mayor acceso a la educación secundaria y superior. Esto se debe a que ellas comercializan su café orgánico y de Comercio Justo a compradores en EE.UU., Canadá, Australia, Inglaterra y diversos países europeos que valoran que las mujeres caficultoras puedan generar sus propios ingresos, los que destinan a la salud y la educación de sus hijos. 

Tras conocer esta historia de empoderamiento femenino al través del café entendí que, más allá de disfrutar de una deliciosa taza de café, esta la enorme responsabilidad que como consumidores tenemos. Si valoramos y consumimos el café que se produce en el país, estaremos haciendo posible que miles de peruanos mejoren su calidad de vida y aseguren el futuro de sus hijos y, por ende, de la caficultura nacional.

DATO CAFETERO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *