Seguir leyendo

" /> Finca La Despreciada: cafés rechazados y que hoy están entre los mejores del Perú – Cafelab

Finca La Despreciada: cafés rechazados y que hoy están entre los mejores del Perú

Jimmy Marín Ciriaco es un reconocido caficultor de la Selva Central. Es, además, muy activo en las redes sociales donde despliega su faceta como pedagogo en torno al café peruano y a los procesos que ha llevado a cabo para sacar lo mejor de su producción en los últimos años.

Este año es parte de los 36 productores cuyos cafés han clasificado a la etapa final de Taza de Excelencia Perú, la competencia de cafés especiales más importante del país, y ha querido compartirnos la historia detrás de este café que se produce en una finca con un particular nombre: La Despreciada. Allí, a 1650 metros sobre el nivel del mar, en un terreno de una hectárea, siembra las variedades Caturra, Catuay y Limani.

En palabras del mismo Jimmy

La Despreciada es una herencia de mi padres Sadler Marín García y Narda Ciriaco Salvatierra, ambos segunda generación de cafetaleros. Mi padre, quien es dueño de la Finca Ave Fénix, en Santa Herminia Palomar, me entregó la finca en el 2013, el mismo año en el que la enfermedad de la Roya llegó con mucha fuerza a azotar los cafetales en todo el Perú.

El nombre de La Despreciada es porque esta finca tenía las variedades Caturra y Catuay, que ese año nadie quería porque no eran resistentes a la Roya. Todo el mundo empezó a sembrar Catimor, pero yo decidí quedarme con esas dos variedades. Regulé sombra, hice planes de fertilización y labores culturales, control fitosanitario, recalce de plantones y así logré sacar la finca adelante.

He seguido el curso de catación de cafés con un proyecto de la Municipalidad de Villa Rica en 2015 y soy catador nacional, lo que me ayudó a poder entender más los procesos de fermentación y cómo estos pueden cambiar los aromas, sabores y atributos del café y lograr así cafés consistentes en taza.

Hace cuatro años que vengo manejando parámetros de procesos de fermentación en lavados, naturales y honey. En 2015 también me capacité en procesos de fermentación en la Escuela de Kaldivia, Colombia, con el instructor Edwin Noreña.

Además, en 2017, saqué la marca Cerezos Café que cuenta con tres presentaciones: lavado, lavado doble fermentación y natural modificado de las variedades Caturra, Catuay y Limani.

Dentro de La Despreciada tengo un lote al que le puse de nombre Origen Marín por nuestra cafetería familiar: Origen Marín Café Laboratorio, que se encuentra en el distrito de Villa Rica. Ese lote, que tiene Caturras rojas y amarillas y Catuay rojo, es el que ha concursado este año en Taza de Excelencia Perú 2020 con un proceso natural modificado.

El proceso natural modificado que realicé se inicia desde la cosecha misma. Se prosigue con la evaluación de grados brix (refractómetro), el flote de cerezas, selección a mano, fermentación carbónica de cereza en tanques de plástico y secado de 28 días en secadores solares.

La finca La Despreciada está asociada a la Cooperativa Agraria Cafetalera Cepro Yanesha, que se encuentra ubicada en el distrito de Villa Rica, Pasco y cuenta con las certificaciones orgánicas UE, NOP, BIO SUISSE y Comercio Justo. Desde 2011 trabajo en el área de certificación de cafés orgánicos, comercio justo, control de calidad y fortalecimiento organizacional de esta cooperativa.

Ser cafetalero es tener la oportunidad de poder estar en contacto con la naturaleza, investigar, planificar tu trabajo y descubrir cada día lo bonito de cultivar esta planta de café y salir de tu zona de confort”.

Por Jimmy Marín Ciriaco / Edición: Norka Peralta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *