Más que un café en la terraza de Abisinia Company

Desde el 15 de enero de este año, Abisinia Company de Pueblo Libre cuenta con un par de mesas en su terraza para la atención al público. Con el inicio de la pandemia, esta cafetería de especialidad, fundada por Ariana Medina, ganadora del campeonato nacional femenino de barismo en 2017 y 2019, optó por no abrir su salón al consumo y se enfocó en el delivery y el recojo en tienda para evitar el contagio.

No fue una decisión fácil, pues Ariana y sus socios —su hermano Israel y su cuñada Hitomi Ontaneda— querían que Abisinia Company fuera un lugar de aprendizaje sobre el café de especialidad, pero llegó el Covid-19 y los proyectos cambiaron. La prioridad es cuidarse del coronavirus.

En enero, a 10 meses de la pandemia, habilitaron la terraza para el consumo, pues hay quienes aún asociamos el disfrute de una taza de café al hecho de beberlo en el lugar donde se le prepara y en el que antes era posible trabajar y socializar.

Una terraza es hoy para muchos negocios gastronómicos una forma de seguir resistiendo en medio del pico de esta segunda ola de contagios en el país, pues en una opción de espacio abierto que evita aglomeraciones al interior de cafeterías y restaurantes.

En el mes de marzo se implementaron las denominadas terrazas gastronómicas en el Centro Histórico de Lima, una iniciativa que permitirá ampliar el aforo de restaurantes y cafeterías de esta zona hasta en un 50%. De esta forma se espera que los comercios en el Centro de la ciudad reactiven su economía de manera responsable, según anuncio la Municipalidad de Lima. Distritos como Miraflores emitieron ordenanzas al respecto el año pasado.

La habilitación de terrazas es parte de la larga lista de medidas de bioseguridad que las cafeterías de barrio han tenido que adoptar para sobrevivir a esta crisis sanitaria mundial. Además de ello, están los esfuerzos que han hecho muchas para renovar su carta de bebidas y complementos en función a la temporada y a las dificultades de hacer delivery de café. Quizás por ello en estos meses hemos visto como el cold brew, que se comercializa en botellas de vidrio y dura hasta tres semanas en la refrigeradora, se ha convertido en la mejor fórmula para tener café en casa este verano.

Abisinia Company también tiene su línea de cold brew y recientemente ha lanzado una edición especial con el diseño del ilustrador Najart con un café de Yanatile, Cusco, con notas a melocotón y durazno, acidez a fresa y postgusto a caramelo.

Ahora que ya hace unos días se inició la temporada de otoño y el clima empieza a cambiar se vienen nuevos desafíos para las cafeterías. ¿Cómo podemos apoyar? Sigamos consumiendo en modo delivery o recogiendo nuestro café para llevar. O, de vez en cuando, seamos los que beben café en la barra o en la terraza de alguna cafetería de barrio y animemos así a estos emprendimientos a seguir resistiendo.

DATO CAFETERO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *