Neira Café Lab: abre terraza y busca lograr la mejor experiencia de consumo

Tras un año de atender por delivery y preparando cafés para llevar, Neira Café Lab, la cafetería de especialidad que fundó el catador, tostador y barista Harryson Neira en el 2017 en Miraflores, por fin abrió su terraza. Desde mediados de abril, uno ya puede darse el gusto de tomar café ocupando una de las mesas ubicadas en el frontis de este local de la calle Enrique Palacios.

Con el inicio de la pandemia, las cafeterías se vieron forzadas a cerrar sus puertas para prevenir el contagio de la Covid-19. Esta situación hizo que muchas se enfocaran en el delivery de bolsas de café, lo que las llevó a mejorar sus canales de comunicación con sus clientes y a dedicarse ellas mismas a la entrega de cada pedido. Este también fue el caso de Neira Café Lab, lo que Harry considera como una oportunidad única para atender ese canal de venta al que antes no le había prestado demasiado atención.

“Al inicio de la pandemia, yo mismo me dedicaba a repartir las bolsas, pero llegamos a recibir tal cantidad de pedidos que ahora tenemos un servicio de transporte que nos ayuda a atender la demanda” cuenta Harry. Ante la buena acogida de las ventas por delivery, ha decidido llevar también sus cafés fuera de Lima. Muy pronto, vía Fedex, Neira Café Lab distribuirá cafés a nivel nacional e internacional. Actualmente cuenta con 10 opciones de cafés provenientes de Cusco, Amazonas, Puno, Villa Rica y Cajamarca.

Pero volviendo al consumo en cafeterías, algo que muchos amantes del café echamos en falta desde que se inició la actual crisis sanitaria, Neira Café Lab es de los negocios que han preferido no abrir su salón y dar prioridad al uso de su terraza ya que estos espacios aseguran ventilación natural, lo que reduciría, en gran medida, el contagio. Si bien esto previene la transmisión del virus entre su personal y el público, implica varios desafíos para crear una experiencia de consumo satisfactoria. Por ejemplo, ya no se realiza el proceso de filtración de café en métodos en la mesa sino que se sirve la bebida final. Esto es parte de los protocolos sanitarios frente al Covid-19 que también se sigue, por ejemplo, en el servicio de vinos donde se recomienda reducir el uso de platos base (donde van el corcho y la botella) sobre la mesa. Todas las experiencias de consumo en el sector gastronómico se han transformado por el coronavirus y solo queda adaptarse.

Los clientes como jueces

Otro aspecto que dificulta la experiencia gastronómica en torno al café está vinculado a la carga de ansiedad que genera cada salida a una cafetería. Aunque vayamos en busca de café, lo cierto es que no lo hacemos todo el tiempo para reducir la posibilidad de contagio y, además, las medidas preventivas en torno al coronavirus (uso de alcohol, de mascarillas, protector facial, mesas distanciadas) complican aspectos que antes disfrutábamos de estar en una cafetería como el hecho de oler café tostado o trabajar allí por horas.

Todo eso lo tiene claro Harry, por ello, su meta es crear, dentro de lo posible, la mejor experiencia de consumo para cada cliente, pues ya bastante hacen con tomar la decisión de salir de casa para visitar cafeterías. Esto implica algo simple: presentar y hacer cafés deliciosos. No se debería apabullar al consumidor con explicaciones intrincadas sobre cómo se hizo el café o las notas que este presenta. El café debe hablar por sí solo, pues, finalmente, los detalles técnicos de un grano excepcional no servirán de nada si la extracción de la bebida no fue la adecuada o si no hubo una buena atención en el servicio en mesa.

Harry ha sido campeón nacional de barismo, ha participado en varias competencias durante cuatro años y ha sido juez de muchas más, por lo que la ejecución de bebidas ha sido lo más importante en su trayectoria, pero, según él mismo comenta, la pandemia le ha hecho reflexionar sobre el peso que tiene en el servicio la empatía que se desarrolle con el cliente, especialmente en este difícil contexto. Por ello, explica, además de la calidad de la bebida, su objetivo es que sus baristas tengan la disponibilidad para hacer que los clientes se sientan lo más cómodos posible a través de explicaciones sencillas y amenas sobre el café que se les prepara, una sonrisa (que a todos nos cuesta el doble con la mascarilla encima) o ajustar sus ratios cuando haya alguien que comente que no le gusta la bebida que pidió.

Si bien los aspectos señalados parecen simples de enunciar, requiere entrenamiento. Por ello, Harry transmite lo aprendido en las competencias a sus baristas. “Cada día es como si fuera una competencia para nosotros y los clientes son nuestros jueces“, sentencia. Estos esfuerzos en la atención al cliente será analizados próximamente por una empresa que evalúa experiencias en servicios gastronómicos y así sabrán qué tal les va.

Nuevo reto: N Coffee Studio

Con toda la experiencia adquirida como barista, catador, tostador y fundador de cafeterías y de su propia línea de cafés de especialidad, Harry iniciará un nuevo proyecto dentro de un mes: N Coffee Studio, una consultora que brindará asesoría para apertura de cafeterías, creación de marcas, diseño de packaging, búsqueda de mercados, capacitación a personal, adquisición de equipos, entre otros servicios del sector. Para ello, señala, ha reunido a un equipo multidisciplinario: arquitectos, diseñadores, directores de diseño, barista, catadores y expertos en marketing con quienes trabajará para desarrollar nuevos negocios cafeteros de excelencia.

DATO CAFETERO

🚚 Delivery Wapp : 960545913
⭕️ Enrique Palacios 1074, Miraflores
⭕️ Víctor Maurtua 150, San Isidro
🔸Lunes a Sábado: 8am – 7pm
🔸Domingo: 9am – 7pm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *