Así es el molinillo manual de café Skerton Plus de Hario

Mi primer molinillo de café manual fue uno de modelo vintage de la colección La Cafetiere que en su momento sacó el supermercado Wong. Este molinillo me acompañó durante muchos años y me permitió disfrutar de una mejor manera mi café. Recuerden que usar un molinillo en casa, ya sea manual o eléctrico, nos permite apreciar desde el inicio de todo su aroma, además porque café en grano tiene un tiempo de vida más prolongado que el café comprado ya molido, y porque podemos darle diferentes tipos de molienda para experimentar con varios métodos y así conseguir otros sabores.

Sin embargo ya cumplió su ciclo y llegó el momento de decirle adiós.

Molinillo de la colección La Cafetiere. Foto: Pamela Acosta.

Mi nuevo molinillo es un Skerton Plus de la marca Hario, que no es muy distinto a mi antiguo molinillo en cuanto a su funcionamiento, sin embargo tiene importantes atributos que lo convierten en uno de los molinillos favoritos de muchos baristas profesionales y entusiastas preparadores de café en casa como yo. Aquí un video del unboxing.

Al ser de la marca Hario, de entrada garantiza que este es un producto de calidad. Tiene una base hecha de vidrio. Su capacidad es de 100 gramos y mide 23 cm de alto por 10 centímetros de diámetro. Su sistema de molido con muelas cónicas lo hacen bastante preciso, además, al ser de cerámica, no se calientan como las de acero, cuidando el sabor natural del café.

Su fondo de silicona es perfecto para mí porque evita que el molinillo se deslice con el movimiento. Mi anterior aparato acabó con la pintura desgastada, además de haberme arruinado varias mesas. Tenía que ponerle un trapo en la base para evitar el roce. Otro problema del molinillo de La Cafetiere es que no tenía tapa y los pedazos de café molido salían volando por toda la habitación, le tenía que poner un papel con una liga para evitarlo. Con el Skerton Plus ya no tengo ese problema porque tiene una tapa de silicona.

Otra ventaja de este molinillo es que tiene una tapa rosca para el depósito de café por si quiere guardar tu molienda para después, aunque recuerda que es mejor prepararlo en el instante en el que lo mueles si quieres aprovechar la frescura y el sabor del café recién molido.

Para cambiar el tamaño de la molienda hay que girar la pequeña tuerca superior. Cuanto más ajustado, más fina, y cuanto más suelto, más gruesa la molienda. No hay que olvidar de colocar el seguro para que no se mueva. Un consejo que aprendi viendo algunos videos de cómo usar este molinillo es marcar la tuerca de ajuste usando un plumón indeleble para hacerle un puntito, a manera de guía, así calcular cuántas vueltas es necesario darle.

Pero no todo es oro. He leído algunas críticas a este molinillo, y en general a varios que usan el mismo sistema, porque se necesitaría un seguro adicional en la parte de abajo para impedir que las muelas queden sueltas. El problema es que cuando se quiere hacer una molienda media o gruesa, la rueda queda “bailando”, lo que le restaría precisión y consistencia a la molienda.

Algunos consejos

  • Limpiarlo con agua y jabón neutro usando un pequeño cepillo. He leído que algunas personas muelen un poco de arroz porque, al ser más seco, absorbe los aceites que quedan del café molido.
  • No usarlo para moler nada que no sea café porque se puede impregnar el olor y contaminar el sabor del café.
  • Girar la manivela despacio, sin apresuramientos, a un ritmo moderado y constante, de esta manera se tendrá una molienda homogénea, sin lastimar el molinillo ni nuestro brazo.
  • No girar la manivela en sentido contrario a la agujas del reloj ya que esto malograría las muelas de cerámica.

Yo lo compré vía Amazon y me costó 36 dólares. En el Perú se encuentra la versión normal, pero no es muy diferente. Aunque hay que tener suerte porque en varios lugares ya está agotado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *