Coffee Trotter, la tostaduría que apuesta por los cafés de Santa Teresa

Francesca Miranda es la fundadora de Coffee Trotter, una tostaduría que se enfoca en trabajar con cafés de Santa Teresa, Cusco. Ella es de Machu Picchu y, tras un tiempo viviendo fuera del país, decidió retornar y emprender un negocio en su región. Estudió fotografía y marketing, pero su interés por saber más del café la impulsó a capacitarse en análisis físico del café , cata, tueste y barismo en el 2020 en el Sena de Colombia, un poco antes de pandemia.

Su propuesta une sus 3 pasiones: café, los viajes de aventura y la naturaleza en una marca que deriva de Globe Trotter ( trotamundos) a Coffee Trotter. Los diseños de sus bolsas de cafés se inspiran en la flora y fauna de su pueblo: el oso, el puma y el colibrí.

Inició su emprendimiento con Inkani, una cafetería en Machu Picchu, pero con la pandemia se reinventó y creó la marca Coffee Trotter para ofrecer el servicio de tueste no sólo a clientes locales sino a cafeterías, hoteles y restaurantes de la región. Aquí puedes encontrar sus cafés: Inkani (Av. Pachacuteq 801, Machu Picchu), en el restaurante Toto’s House (Av. Imperio de los Incas s/n, Machu Picchu) y en el hotel Selina Cusco Plaza (Calle Garcilaso 150, en el centro de Cusco).

La barra cafetera en el hotel Selina es atendida por el barista Juvenal Bautista, quien estudio gastronomía y se confiesa como un fanático del arte latte. “Me enamoré del arte latte y, en un principio, me dejé llevar, pero ahora se ha convertido en mi pasatiempo favorito. Mi aspiración a mediano plazo es llegar a ser un catador certificado y Latte Artista del año”, refiere. Ya sabemos a quién buscar la próxima vez que estemos por Cusco y se nos antoje un café con un buen diseño sobre la superficie de nuestro espresso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *