Emprendimientos con cafés del Valle del Monzón y Hermilio Valdizán

Taza de Excelencia Perú 2021, la competencia en busca del mejor café del país, tiene a 9 cafés de Huánuco en su lista de 114 muestras clasificadas. Tras décadas de pasar desapercibido por el flagelo del narcotráfico y el terrorismo en la región, el café huanuqueño empieza a destacar en estos concursos. Estos resultados se deben al esfuerzo de caficultores y organizaciones que buscan dejar el pasado atrás apostando por iniciativas que, además de la mejora de la calidad de su café, promuevan el orgullo local, el empoderamiento de mujeres, la cultura del ahorro y el cuidado de la producción orgánica, entre otros aspectos.

En nuestro último viaje por Huánuco conocimos algunas de estas experiencias que cuentan con el apoyo de Alianza CAFE (Coffee Alliance for Excellence), una iniciativa de USAID, ejecutada por Technoserve, con el apoyo de Jacobs Douwe Egberts y otros donantes que busca incrementar los ingresos de los caficultores. Estas son sus historias:

La Unión de Crédito y Ahorro (Única) de Café Savar

La Asociación de Productores Agroindustriales SAVAR está integrada por caficultores del distrito de Hermilio Valdizán, provincia de Leoncio Prado. SAVAR proviene de la unión de los apellidos Salazar y Vargas. En el 2016, los esposos Diógenes Salazar y Sofía Rueda junto a Evaristo Vargas y Victoria Salazar unieron sus esfuerzos y sus más de 30 años de experiencia en el campo para crear su propia marca: Café Savar.

Cuentan con fundos donde evitan la contaminación del agua ya que están provistos de pozos miel para evitar que el agua del café lavado vaya directamente a los ríos o quebradas. También tienen pulperos para descomponer la pulpa de café que luego puede ser usada como abono y no realizan quema de bosques ni tala de árboles.

Pero, además de la sostenibilidad ambiental de esta organización, SAVAR tiene su propia Unión de Crédito y Ahorro (Unica) conformada por 17 socios que realizan aportes para generar un fondo que luego reparten entre los socios. Empezaron con S/500 como fondo y hoy ya tienen más de S/50 mil, nos cuenta Flor Rivera Salazar, tesorera de SAVAR. Antes de asumir el reto de llevar en orden los ingresos y egresos de la Unica, ella recibió capacitaciones en libros contables, aunque, al administrar su propio negocio de abarrotes, siempre ha sido cuidadosa con las cuentas, sostiene.

La Unica SAVAR dio el salto digital en la pandemia al hacer uso de dinero electrónico a través de la Billetera Móvil (BIM), una plataforma que permite realizar diversas operaciones bancarias a través del celular, desde transferencias, recargas de celular, pago de servicios. préstamos y compra de acciones, entre otros, como parte del proyecto “Continuidad financiera y uso de billetera móvil” implementado por Alianza CAFE y apoyado por COFIDE en Huánuco. Esta experiencia les permitió lograr el primer puesto en la categoría Económico-Productivo en la 10ma. Edición del Concurso ConectaRSE de Movistar Perú. El premio fue un incentivo económico de 10 mil soles.

Aromas del Monzón

Harry Solís y su esposa Milagros Baylón inauguraron en el 2018 Aromas del Monzón, la primera cafetería de especialidad y tostaduría en el Valle del Monzón. Su objetivo era que la población local consumiera el café que se produce en esta zona vulnerada durante cuatro décadas por el narcotráfico y el terrorismo.

Desde el 2013 esta situación ha ido cambiado gradualmente con la reducción de los cultivos de hoja de coca ilícita y el aumento de tierras dedicadas a la producción de café y cacao. Por ello, Harry se arriesgó a abrir una cafetería de especialidad en el valle convencido de que si la población local consumía lo que producían, esto iba a influir directamente en la mejora de su café. También creía que beber el café de tu lugar de origen despierta el orgullo local y que era eso justamente lo que necesitaba la gente del Monz´ón después de décadas de convulsión social. Tres años después de abrir su cafetería, Harry ve que no se equivocó.

Aromas del Monzón trabaja con caficultores que al experimentar con procesos honey y natural bien llevados aportan a la mejora del cuerpo y dulzor de sus cafés. Gracias a ello, Harry puede garantizar la continuidad de la calidad de sus cafés que vende a través de su propia marca y para el consumo en bebidas del espresso bar y en una amplia variedad de tragos en base a café como chilcano, mojito, carajillo, Irish Coffee, sour y espresso martini.

Café Lucila

Lucila Damiana Aquino es una caficultora de Hermilio Valdizán de 56 años que siempre creyó en el café que producía en su finca en el caserío San Agustín, a 1650 metros sobre el nivel del mar, y que es parte de la Cordillera Azul Divisoria.

Hace 30 años, Lucila tomó la decisión no solo de producirlo sino de tostarlo a la olla, molerlo en máquina Corona, envasarlo (en bolsas transparentes) y venderlo directamente al público en las calles. Fue así como pudo alimentar y educar a sus seis hijos, cuenta Anthony De La Cruz, el mayor de ellos, quien es catador de cafés especiales por la Central de Café & Cacao y ahora se encarga de evaluar la calidad del café que produce su mamá.

Actualmente, en reconocimiento al esfuerzo realizado para sacar adelante a sus hijos, la familia creó la marca Café Lucila con empaques que llevan el rostro de su madre. También han realizado el registro de marca y el registro sanitario. Este café, principalmente de las variedades Caturra y Typica, se comercializa ahora en un punto de venta del Km 41 de la carretera Federico Basadre por donde circulan los turistas que van hacia Pucallpa. En ese local pueden llegar a vender hasta 70 kilos de café por semana, así como chifles de guayabo y té que también produce Lucila.

El café de exportación de APROCAF

La Asociación de Productores Cacaoteros y Cafetaleros Valle del Monzón (APROCAF) produce cafés de exportación que se venden a precios diferenciados que favorecen a sus 204 socios.

El año pasado vendió mil toneladas a Falcon Coffees que comercializó su café para Starbucks. Gracias a esta venta recibieron materiales como guano de las islas, micas solares, ocho máquinas despulpadoras que tienen la capacidad de despulpar 400 kilogramos por hora y una máquina seleccionadora de granos, según informó la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida) en una nota de prensa. Todo ello les ha permitido mejorar y fortalecer sus cultivos para las próximas campañas.

Este año, tras una visita de Falcon Coffees para identificar los mejores cafés de APROCAF, se concretó un envío de 150 toneladas, refirió Nieles Canchari Unchupaico, administrador de esta asociación que cuenta con certificaciones Rainforest, Comercio Justo y Practices. Para asegurar la producción con certificación orgánica, la organización tiene asistentes técnicos que continuamente visitan a los productores para verificar que cumplen con buenas prácticas para el control de plagas y enfermedades, evitando la contaminación con químicos, pues de ello depende que su café siga en la mira de grandes empresas exportadoras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *