Black, las cápsulas de café peruano para usar con tu Nespresso

Por:

Preparar un café es toda una experiencia que se disfruta desde el momento en que se abre la bolsa, se muelen los granos, se filtra y se sirve la bebida en la taza. Pero hay que ser honestos, no todo el mundo tiene el tiempo suficiente para atravesar por este proceso, sobre todo en las mañanas.

Con la reactivación económica, el reinicio de las clases escolares presenciales y la vuelta a las oficinas, muchas personas han tenido que guardar las cafeteras artesanales que los acompañaron durante la pandemia y recurrir a métodos más rápidos para beber su café.

Uno de estos métodos es la máquina de espresso que emplea cápsulas de café, cuyo nicho ha crecido en los últimos años. En el mercado es posible encontrar una gran variedad, tanto de equipos como de cápsulas, pero la de mayor penetración es la Nespresso, que de alguna manera ha marcado la pauta en lo que se refiere a cápsulas. No obstante, hay quienes logran darle la vuelta para ofrecer, con este mismo método, café peruano.

Un poco de historia

Nespresso es la marca que la multinacional suiza Nestlé lanzó en el año 1986 para ofrecer su propia versión de la bebida corta que usualmente se vende en cafeterías. Si bien al principio esta máquina se presentaba como un artículo de lujo para personas de alto perfil con estilos de vida exclusivos, pronto aparecieron competidores, algunos con equipos incluso más económicos, así como cápsulas alternativas.

Unas cápsulas con sabor peruano

Eduardo Talavera y Fernando Olivera son amigos desde la universidad. Ambos estudiaron economía en la Agraria y trabajaron para empresas extranjeras que importaban productos agrícolas de nuestro país. Fue así que conocieron el café.

Eduardo y Fernando, fundadores de Black Peruvian Coffee. Foto: Pamela Acosta.

Su idea inicial era exportar, pero al hacer una investigación de cómo estaba el mercado, notaron que con los años los anaqueles de los supermercados se llenaban de cápsulas. Las monodosis de café estaban ganando terreno y vieron allí una oportunidad.

Fundaron Black Peruvian Coffee hace poco más de tres años sabiendo que su principal competencia en el mercado peruano sería el instantáneo. No obstante, utilizar café peruano de calidad y encapsular en pods amigables con el medio ambiente serían el valor agregado que marcaría la diferencia.

Fernando, el tostador Mirko Hidalgo y Eduardo. Foto: Pamela Acosta.

Tras hacer varias pruebas, optaron por un blend de la Cooperativa Casil, producido en San Ignacio, Cajamarca. Además, junto a su tostador Mirko Hidalgo, desarrollaron 5 intensidades de tueste: Medium con notas cítricas, Expressive con notas a frutas, Balance con notas a chocolate, Dark con notas a frutos secos y Extreme con notas más amargas.

El encapsulado también lo hacen en su planta de Surco y para ello emplean cápsulas de Terra Caps de 5.3 gramos. Las importan de Alemania y están hechas con un biopolímero compostable que además proveen una barrera contra el oxígeno muy efectiva para preservar tanto el aroma como el sabor del café y extender su tiempo de vida.

Las cápsulas son compatibles con Nespresso. Foto: Pamela Acosta.

Black no solo vende las cápsulas, también ofrece la Krups Nespresso Essenza Mini, que es una cafetera ultracompacta y que cuenta con 2 programas personalizables para espressos cortos y largos.

Es importante recalibrar la máquina para evitar sobreextracci´ón. Foto: Pamela Acosta.

En Cafelab tuvimos la oportunidad de probar estos cafés y los tres, Norka, Harry y yo, nos inclinamos por las intensidades más suaves, Medium y Expressive. Tiene lógica, pues estamos acostumbrados a perfiles cítricos y frutales. Sin embargo Eduardo y Fernando nos cuentan que el mayor porcentaje de sus ventas es de las intensidades Dark y Extreme. Es decir, su público se inclina por sabores más fuertes.

Quienes consumen habitualmente café en cápsulas no solo quieren disfrutar de una bebida rápida en casa como si estuvieran en una cafetería, quieren que sea de calidad y quieren tener la conciencia limpia, sabiendo que su consumo no genera más contaminación. Tres retos que las empresas que empiezan a apostar por estos dispositivos deben tener en cuenta.

Compartir:

3 comentarios

Deja tu comentario

Entradas relacionadas