Vetiveria, el pasto que ayuda a combatir la contaminación ambiental en las fincas de café

Por:

Una de las grandes preocupaciones de la industria cafetera es reducir su impacto en el medio ambiente y que cada fase de su producción genere el menor daño posible. Y es que el trabajo en el campo puede afectar el entorno si es que no se adoptan medidas preventivas.

En mi reciente viaje a Huánuco, gracias a una invitación de Alianza Café, una iniciativa de USAID Perú, ejecutada por TechnoServe, tuve la oportunidad de conocer la vetiveria, una planta que ayuda a filtrar las aguas sucias que resultan del proceso del lavado del café, conocidas como aguas mieles.

Taza limpia pero a qué costo

El proceso lavado es muy apreciado porque es menos trabajoso para los agricultores al no requerir de tanto control en comparación a un natural o un honey. Además el resultado es una taza de café con un sabor más limpio, ligero, herbal y de acidez pronunciada.

Sin embargo el riesgo es para el planeta, pues este proceso requiere de grandes cantidades de agua para remover la pulpa y el mucílago y también se emplea luego del fermentado. Las aguas residuales, agridulces y gelatinosas, son llamadas aguas mieles, y si entran en contacto con el suelo o los ríos, pueden afectar a animales y otras plantas.

El proyecto Alianza CAFE, bajo el enfoque de Agricultura Climáticamente Inteligente, está utilizando la vetiveria para el tratamiento de estas aguas mieles debido a que sus raíces, largas y profundas, tienen la capacidad de filtrar estas aguas, reduciendo la contaminación ambiental.

Una solución simple y económica

En el distrito de Hermilio Valdizán, uno de los 10 que conforman la provincia de Leoncio Prado, en Huánuco, se encuentra la finca de Evaristo Vargas y su esposa Victoria Salazar, a 1266 msnm. Ellos son parte del proyecto de Alianza Café y han incorporado a la vetiveria en su proceso para desechar las aguas mieles.

Evaristo Vargas, productor de Huánuco.

“Antes, inocentemente contaminábamos porque ni siquiera teníamos pozo de cemento, pero con las instituciones que nos vienen apoyando, los técnicos nos dan charlas y capacitaciones, hemos cambiado poco a poco”, recuerda don Evaristo.

En su parcela se sembró la cantidad de vetiveria suficiente para limpiar toda el agua que desecha del proceso lavado.

“Cuando no estaba esta instalación, había olores a podrido, pero ahora con esto ya no. La raíz es profunda, ahí entra el agua miel, la filtra y sale limpio para la quebrada. Y no es trabajoso, solo hay que hacer una poda cada dos meses, una pequeña limpieza, no quita mucho tiempo”, añade.

La vetiveria ya se venía usando en otras iniciativas de Technoserve en África, por eso se decidió aplicar esta innovación en nuestro país. El pasto se adaptó con éxito en las zonas cafetaleras de Huánuco y San Martín. La responsable de velar por esta innovación es Patricia Tello Reátegui, coordinadora senior en Medio Ambiente de Alianza Café.

“Es un pasto que tiene la propiedad de descontaminar aguas residuales por su sistema radicular. La profundidad de las raíces hace que se desarrolle y crezca de tal forma que neutraliza el PH del agua miel y hace que el agua subterránea tenga la cantidad de oxígeno necesaria para asegurar la conservación de las fuentes de agua y el suelo”, señala Patricia.

Patricia Tello, coordinadora de Medio Ambiente de Alianza Café.

Construir un pozo de sedimentación demanda alrededor de 180 dólares, sin contar el traslado de la piedra, la grava y la arena. Por otro lado, el pozo de infiltración cuesta unos 80 dólares, lo incluye sus cuidados hasta su completo desarrollo. Eso sí, se debe sembrar al menos 6 meses antes de la cosecha, realizar podas cada 2 meses y fertilizar con el compost que se elabora con la misma pulpa del café.

Usar este pasto es fácil, barato y sobre todo efectivo. Según Patricia, unos 12 m2 de vetiveria, sembrados en un espacio de 4 x 3, lo que equivale a 365 matas, pueden tratar las aguas mieles que resultan de lavar 40 quintales de café, la producción promedio de una finca de unas 2 hectáreas.

El proyecto es completamente escalable por lo que se espera seguir instalando pozos de infiltración en más parcelas en las zonas de influencia de Alianza Café. De esta manera ayudar a los agricultores a conseguir las certificaciones que garanticen a los consumidores que la taza de café que beben a diario ha contribuido al cuidado del medio ambiente.

Compartir:

1 comentario

  • David Portocarrero Davila

    Interesante innovacion de especies vivas en el proceso de beneficio del cafe cuyas aguas mieles muchas veces son vertidas a las quebradas, fuentes de agua, etc. seria importante que INIA valide esta tecnologia de BPA y de implemente en selva central

Deja tu comentario

Entradas relacionadas